1
Dic

SOBRE NICOMEDES

Nicomedes Guzmán, nacido en Santiago el 25 de junio de 1914, es uno de los miembros más destacados de la Generación del 38, de extracción proletaria, cuya niñez y adolescencia transcurre inmerso en el mundo del trabajo y de la lucha social organizada que ocurre en su entorno directo familiar. Vive y participa activamente tanto en la acción cívica como de la creación literaria. Su literatura destaca los aspectos sociales que con el naturalismo habían ingresado en la literatura universal, siempre con la mirada interior de la vida del conventillo, en los suburbios de Santiago, de la primera mitad del siglo XX.

CONVENTILLO-2

Con el escritor Jacobo Danke y madres y niños moradores del conventillo de Mapocho 2490. En Santiago, 1955.

Uno de los valores fundamentales de esta generación. Destaca en la obra de Nicomedes Guzmán, la elección de los temas vivos en su momento histórico y de la vida nacional de la época; se relata la injusticia social, la explotación, la vida miserable de los suburbios, el impacto de la pobreza y la corrupción en el poder, sin perjuicio de la integridad, solidaridad y ternura inherente a la calidad humana.

Su obra, que abarca tanto la novela y el relato como la crítica, cuenta entre sus títulos más importantes Los Hombres Oscuros (1939), La Sangre y la Esperanza (1943), La Luz Viene del Mar (1951) y Una Moneda al Río y Otros Cuentos (1954). Su producción literaria indaga en la miseria de las zonas suburbanas y se puede leer como una profunda reflexión socio histórico sobre la injusticia social.

Su novela capital, La Sangre y la Esperanza, situada históricamente en el conflicto de la huelga de los tranviarios de la década de 1930, es una panorámica de una variada tipología social. Su contacto directo con la miseria despertó una gran rebeldía y un genuino anhelo de justicia; hizo que su narrativa profundizara, además, en la sicología de los personajes, para buscar así las raíces de sus amores, odios, sentimientos y conductas. Escritor inaugural de una nueva visión de la marginalidad, reviste el mundo narrado bajo un prisma de esperanza y redención histórica.

Su obra, desde su primer libro de poesías, La Ceniza y el Sueño (1938), hasta sus novelas más importantes, intenta explorar desde una perspectiva social activa y metafórica, a la vez, las causas y consecuencias de la jerarquización desigual en la sociedad capitalista.

En su vasta trayectoria, Nicomedes Guzmán tuvo en cuenta afianzar tradiciones, reconocer a Chile en sus hombres y lugares, y buscó abrir nuevos surcos profesionales, impulsando y promoviendo el trabajo de escritores inéditos, divulgando y enriqueciendo lo nacional, creando nuevas colecciones, hizo antologías y usó tribunas gremiales, de prensa y universitarias. Murió el 26 de junio de 1964, un día después de su cumpleaños.